Celulitis en el embarazo

La celulitis, como ya sabemos, afecta a casi el 90% de las mujeres, algo terrible, pero real, desde adolescentes estamos combatiendo este mal, dieta, ejercicio, cremas, tratamientos, y miles de etcéteras, lo probamos todo, muchas veces no nos resulta de todo efectivo por la falta de constancia, nos dedicamos con cuerpo y alma un par de meses y luego lo dejamos, y esto es un trabajo constante, agotador, pero es la única forma de mantenerla a raya! 
En el embarazo, como si nuestro cuerpo tuviese pocos cambios, se le suma el aumento de la celulitis, los cambios hormonales, sobre todo el aumento de la prolactina, que es la hormona encargada de producir la leche para nuestro pequeño, también hace que se acumulen depósitos grasos sobre todo en la zona de muslos y glúteos, al igual que la retención de líquidos. 
Lamentablemente en esta etapa de la vida de la mujer, no podemos realizar tratamientos para combatirla, pero hay que intentar aumentar la ingesta de frutas y verduras, evitar el exceso de grasas y sal y fundamental, no olvidar beber al menos los 2 litros de agua, hacer algo de ejercicio, aunque sé que a veces es difícil. En el primer embarazo, solemos estar más animadas y con más energía, y no sólo me ha pasado a mi, sino que, hablando con más embarazadas en sus segundos o terceros embarazos, les ha pasado que están más cansadas para hacer más ejercicio, pero andar siempre viene bien, aunque sea un ratito, lo mismo que nadar, que siempre se agradece, porque nos sentimos más ligeras en el agua. Y todo esto es también para evitar aumentar excesivamente de peso.
Para la retención de líquidos, como os comentaba en un post anterior, podemos tomar drenaqua, de Cum laude, que lleva té verde, probioticos y probioticos, también hacer infusiones con cola de caballo, sin pasarnos, claro! Y otra cosa que puede ayudar además de terminar la ducha con agua fría, es ayudar con un masaje en la ducha, con guante de crin o cepillo desde los tobillos, en forma circular y ascendente, para ayudar a drenar, y si tenéis tiempo, realizar presoterapia, en algún centro de estética cercano a casa, que son esas botas que se van hinchando y deshinchando, evitando por supuesto la banda abdominal, o sea, solo en piernas. 
Así que como veis, la celulitis es muy rara de prevenir, sobre todo en el embarazo, pero si sale algo menos de lo que hubiese salido sin hacer nada, pues genial. Post parto algo suele mejorar, a medida que vamos recuperando nuestro cuerpo, y ya lo que nos quede de piel de naranja, con paciencia y constancia, la iremos tratando. 

Ya os escribiré distintos post a medida que vaya realizando tratamientos y utilizando las cremas adecuadas, una vez que de a luz! 
Que tengáis un feliz día!!! 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s