Melasma

Hoy os voy a hablar de un tema por el que me preguntaron la semana pasada en instagram, y que afecta a tantas mujeres…
El melasma, son hiperpigmentaciones (manchas) que pueden aparecer en mejillas, periocular, labio superior o frente. Es una afección que sufren muchísimas mujeres, aunque no todas saben su nombre científico.
Se hacen más visibles en verano, en cuanto empiezan a aparecer los primeros rayos de sol. Se desconoce los factores que la desencadenan, aunque se cree que esta relacionado con el sol, las hormonas o la predisposición genética o incluso una combinación de los anteriores, como los anticonceptivos y el sol.
Es importante matizar que recibe el nombre de colasma cuando aparece en el embarazo.

 

Lamentablemente es un trastorno para toda la vida, aún tratándola no termina de desaparecer.
Con tratamientos adecuados podemos mantener las manchas a raya, peeeero, en verano puede volver a aparecer.
La mejor prevención es por supuesto la fotoproteccion, y la no exposición al sol… Pero claro, que responder a la lógica pregunta de la mayoría de mis pacientes: “¿y que hago en verano cuando vaya a la playa?”
– Pues recordar aplicar protección solar cada 2 -3 hs, por supuesto factor 50, utilizar gafas, gorro/pamela/visera y evitar la exposición en las horas centrales del día. También hay fotoprotectores vía oral, como heliocare ultra que es un complejo con betacarotenos que ayuda a controlar la aparición de la mancha… Pero ¡ojo! No sirve solo, siempre hay que poner un protector solar en crema, ¡siempre! Y tampoco digo que no vayan a aparecer, pero parecería que la mancha no esta tan oscura.

 

El hecho de que no exista tratamiento definitivo, no significa tener que convivir con el melasma, porque existe un tratamiento que lo aclara mucho muchísimo, hasta hacerlo casi imperceptible, pero lo que tenemos que hacer, al conseguir borrar la mancha, es hacer tratamientos de mantenimiento para intentar que no vuelva a apreciarse.

Los tratamientos más adecuados son las mascarillas despigmentantes que, por lo general, están compuestas por varios principios activos, como hidroquinona, ácido kojico o ácido retinoico. Estas son formulaciones que nos preparan a los médicos, ya que tienen que tener cierto control. Se aplican en consulta, muchas veces después de una exfoliación tipo scrub o microdermoabrasion.

Estas formulaciones o, como se les conoce en el argot cientifico, fórmulas magistrales se las deja actuar entre 15 min y 6 horas, dependiendo del concentrado de los principios activos, y luego se procede a retirar. Por lo general ese mismo día no se observa ningún cambio en la piel. Es a partir del 2-3 día cuando la piel comienza a verse eritematosa (enrojecida) y comienza la descamación o pelado, que puede ser discreto o bastante importante.
No obstante esa información la suele dar con más exactitud el médico el día de la consulta informativa, pues variará en función del concentrado de los principios activos.

IMG_1258.JPG

Hay algunas mascarillas fuertes que sólo se aplican una vez. En cambio, para otras hay que hacer varias sesiones, siendo lo más recomendable dejar 1 mes entre ellas, para que la piel se regenere. Junto al tratamiento médico, solemos también mandar tratamiento domiciliario a base de cremas formuladas con una composición muy similar a la mascarilla pero a bajísimas concentraciones, que ayudan a seguir pelando y despigmentando.
La verdad es que el resultado es muy bueno, porque más allá de quitar el melasma, la piel queda suave, con menos arruguitas y con los poros más pequeños. Vamos, que sirve también como tratamiento de rejuvenecimiento facial, y yo lo suelo recomendar mucho, de hecho suelo hacerme este tratamiento 2 veces al año para dar luminosidad a mi piel.

Hay otros tratamientos como láser y peeling, pero la verdad es que no me parece que tengan tan buenos resultados; el láser por lo general lo mejora mucho pero tras un año hay una recidiva (vuelve a aparecer) más fuerte. Y los peeling se quedan cortos o son muy agresivos para conseguir un resultado adecuado.

IMG_1259.JPG

Un comentario en “Melasma

  1. Pingback: Cosas de embarazadas (2º parte) | Dra. Flavia Bonina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s