Uñas sanas y bonitas!

¿Las uñas se debilitan más con las manicuras en gel y/o shellac que con las lacas de uñas tradicionales (pierden brillo, son más finas y se rompen más)?

La famosa manicura de gel -que tan de moda está últimamente por dejar las uñas increíblemente bien pintadas y con una duración de al menos 15 días- no es lo más recomendable, según un estudio que vio la luz en el último congreso americano de dermatología en marzo de este año en Miami.

Se ha comprobado que deja la uña sin brillo y muy debilitada, con mayor riesgo de rotura. No se sabe si esto es debido a los productos químicos que componen el gel o a la acetona que se utiliza para eliminarla de las uñas, ya que ésta se utiliza de forma pura al 99%  y tiene que estar en contacto con la uña unos 15 minutos aproximadamente.
Es importante saber que tanto esta manicura como la tradicional, utilizadas de forma prolongada, pueden enmascarar alguna patología en la uña que se diagnostica visualmente y, al estar tapada, no es posible.

En definitiva, las manicuras continuadas y prolongadas pueden ocultar problemas importantes que estén desarrollándose en la uña, como tumores. Y también pueden favorecer enfermedades de la uña, como la frecuente onicomicosis y otras infecciones.
Eso, sí este tipo de manicura,  usada de forma aislada o dejando que la uña se recupere completamente antes de volver a pintarla, no trae problemas, que solo ocurren en personas expuestas constantemente a estos tratamientos.
¿Las lámparas de secado UV necesarias para realizar estas manicuras son perjudiciales? En algunos países se venden al público, ¿recomendaría que la gente las tenga en casa para hacerse estas manicuras o es mejor acudir a centros de belleza?
La luz ultravioleta que se utiliza para secar y sellar estos productos, aplicada de forma continuada y regular a lo largo de los años -unos diez minutos cada quince días-, también es poco saludable. Puede provocar envejecimiento prematuro y cáncer de piel. Su uso puntual, ocasional, probablemente no tenga mayores problemas. Y en este sentido, se recomienda siempre el uso de un fotoprotector en las manos para la exposición a esta lámpara.

¿Cuánto tiempo debería transcurrir entre manicura y manicura para dejar que la uña “respire”?
La conclusión es que no es aconsejable el uso constante de ese tipo de manicuras ni la aplicación de UV. Hay que dejar periodos de descanso prolongados entre una y otra sesión y es necesario consultar con el dermatólogo si aparecen signos como cambios de color en la uña, estrías, fragmentación o despegamiento.

Articulo escrito para la revista Grazia España.
Image

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s